BENEFICIOS

Descubre los beneficios que esta modalidad formativa genera a toda la sociedad, y es que con la FP Dual ganamos todos:

GANA LA EMPRESA

Los alumnos que incorpora una empresa no solo aprenden trabajando, sino que aprenden interiorizando los procesos y la cultura de la compañía, adquiriendo así la experiencia que necesita la empresa, enriqueciendo el potencial del equipo humano.

Pero hay muchas más ventajas en los ámbitos laboral, económico y de responsabilidad social corporativa:

Más competitividad. Las empresas participan en la formación de profesionales cualificados y adaptados a sus necesidades reales, sus procesos y su cultura empresarial, incrementando así su competitividad y su productividad.
Menos costes. Al incorporar como aprendices a los futuros profesionales con talento, se reducen los costes en los procesos de selección, formación e integración en la plantilla.
Más estabilidad. Esta modalidad facilita el relevo generacional en la empresa, dinamizando y motivando a todo el equipo.
Más responsabilidad social. Se contribuye al empleo juvenil, al desarrollo económico y a la cohesión social de la Región, aumentando sus indicadores de RSC, mejorando su imagen y la percepción en su entorno social más cercano.

GANAN LOS ESTUDIANTES

El estudiante recibe formación práctica en un entorno real de trabajo, lo que aumenta su cualificación y capacitación tanto técnica como práctica, así como sus competencias transversales útiles para mejorar su empleabilidad. Además, recibe una beca durante el proceso formativo.

GANA LA SOCIEDAD

Las empresas que participan en el programa de FP Dual (las empresas bisionarias) se convierten en referentes generadores de empleo de calidad, facilitando la incorporación de los jóvenes al mercado laboral con alta capacitación y, por tanto, empleabilidad, favoreciendo así la cohesión social de las familias de la Región.